martes, 29 de septiembre de 2009

Listillos

Al comenzar a escribir este post el viernes, salieron las fotos de la familia Zapatero en la prensa. Pensé que algo tenía que decir acerca de los comentarios malintencionados de tertulianos y periodistas y le estaba dando vueltas al tema para evitar meterme en política (que cada día me aburre más), cuando se me adelantó Hester con su magnífico post que desde aquí recomiendo y suscribo de principio a fin.

Y ahora a lo que iba.


 STATENS CAKA ÄR LITEN MEN SÄKER
(dicho sueco que significa: La tarta del estado será pequeña, pero es segura.)

Viendo las colas interminables de parados en las oficinas del INEM he pensado que frente a  tanta gente que daría cualquier cosa por un empleo digno, hay muchos sinvergüenzas y listillos que se conocen todos los trucos para vivir bien sin dar ni golpe.

 CASO 1

Pelle es un sueco que abandonó los estudios (para los que no estaba muy dotado, todo hay que decirlo) a los 16 años. A continuación se tomó dos años sabáticos para pensarse qué quería hacer de su vida.

Lo único que le gustaba de verdad al chaval eran los coches y se le suponía cierta habilidad para desmontarlos (prueba de lo cual era un coche de su madre que estuvo años en el jardín con las tripas al aire) y repararlos.

Sea porque en Suecia los jóvenes abandonan el nido en cuanto acaban el colegio y está muy mal visto seguir viviendo con mamá y papá, o porque se hartó de ver el jardín lleno de bujías y juntas de la culata, el caso es que su madre le compró una casa y Pelle montó un  taller de reparación de coches.
El cruce de carreteras que prometía ser una mina de oro resultó ser el camino más largo y menos transitado entre dos pueblos así que el negocio no llegó a despegar,  esfumándose con la misma rapidez que lo hiciera el espíritu emprendedor de Pelle.

Desde entonces vive del estado.

Tiene ahora 45 años, tres hijos que engendró por el camino (a los que imagino que también contribuye a mantener el estado), dos ex esposas a las que no puede pasarles pensión alguna y nada, nada, a su nombre.

Está muy preocupado porque el día que muera su madre le podría caer alguna propiedad, y si así fuera, el estado le cerraría el grifo – y podría incluso obligarle a venderla para devolver una parte de su mantenimiento vitalicio. (son suecos pero no tontos).

CASO 2

El caso de Susana es diferente. Llevaba trabajando 14 años en una empresa y decidió que había llegado el momento de retirarse. Era enlace sindical y antes, decide hacer su planificación familiar aprovechando todos los recursos que le brinda el sistema.

Empieza con una baja por enfermedad por un problema de pies (que le impide ir al trabajo pero no dar largos paseos con el perro); cuando está a punto de agotarse el plazo máximo, se queda embarazada. La baja de enfermedad se transforma así en baja por maternidad que al llegar a su fin, empalma con el mes de vacaciones. Vuelve de vacaciones, trabaja medio mes y pide una excedencia de 1 año (sin cobrar, está claro).

Vuelve de la excedencia y a los 10 días le dan otra baja por enfermedad (depresión). Cuando se le iba a agotar el plazo máximo, nueva maternidad. Y hasta hoy.

Resumiendo: ha pasado los últimos 4 años sin trabajar y a partir de ahora se quedará en casa a cuidar de los churumbeles con la ayuda de una indemnización que ha obtenido por despido improcedente de 70.000 €. Esto sí es compatibilizar la vida privada con la vida laboral.  

22 comentarios:

Candela Cano dijo...

Ay Patsy, que en todas partes cuecen habas. A mí me da rabia. Cierto que pedimos más medidas de protección social pero quizás no están bien redactadas sus normas para que no puedan entrar en ellas alguien con según qué condiciones. Yo tuve una compañera que entre bajas y maternidades en 8 años quizás juntando meses fue un año a trabajar. A los 30 nos contó que su idea era jubilarse y dedicarse a la vida artística. La jubilaron por enfermedad con treinta y pocos y tras 20 años que yo sepa no ha parido ninguna obra de arte. Salvo que lo suyo sea arte.

maikix dijo...

Yo también conozco algún caso de estos, no es exclusivo de Suecia. Y aquí, con tanto funcionario que tiene el puesto fijo, se da el caldo de cultivo adecuado. Jetas que con todo el descaro del mundo, además, te pasan por la cara su baja, cuando sabes además que tienen economía sumergida por otro lado. Suelen ser además los que más protestan y exigen ayudas de todo tipo, ¡porque ellos lo valen!

Besos.

maikix dijo...

Al volver a leer, me doy cuenta que me he pasado de "ademases".
^_^

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Todo es opinable.. menos la granujería. No debemos permitir que la existencia de los pillos desacredite el estado del bienestar. ¿Es una conquista social? ¿O no?

PATSY SCOTT dijo...

Candela, no sabes hasta qué punto me da rabia. Y más aún en el caso de las mujeres que se aprovechan de un derecho que tanto ha costado conseguir que se nos otorgara.
Está claro que hecha la ley, hecha la trampa pero la desfachatez de algunos es de no creer.

Maica, en la corrala donde vivo trabajan tres o cuatro. Todos los demás viven del seguro, del paro o de trapichear no se sabe muy bien con qué. Dan ganas de poner una cámara y convertirse en chivato.Es que "además", viven gratis ya que la mayoría son ocupas de viviendas que pertenecen a la Comunidad de Madrid (y que la comunidad no se ha molestado en otorgarle legalmente a nadie desde que rehabilitó la corrala hace ya 15 o 20 años).

PATSY SCOTT dijo...

José Ángel, totalmente de acuerdo. Lo que me hace hervir la sangre es precisamente eso, que vale luego de argumento a los que desacreditan los logros del estado del bienestar y se quejan por los impuestos, etc.
Lo peor es que presumen de lo "listos" que son.

maslama dijo...

hola patsy;
en temas de trabajo, de todo hay en todas partes.. y poco bueno, últimamente. No sé qué es peor, si vivir del Estado, o trabajar diez horas diarias por un sueldo mileurista, para que el jefe y su hijo se puedan comprar un nuevo deportivo de lujo cada año

besos,

maslama dijo...

estaba pensando que en este mundo no hay inocentes, pero sí víctimas..

besos,

Ave dijo...

"o trabajar diez horas diarias por un sueldo mileurista, para que el jefe y su hijo se puedan comprar un nuevo deportivo de lujo cada año"

Lamento decir que éste es el problema de este país. La NULA mentalidad emprendedora de una inmensa mayoría de españoles que esperan que alguien venga a llamar a su puerta con un trabajo de 8 horas en el que trabajes 4, cobres 12 y no tengas que invertir nada: ni esfuerzo, ni ilusión, ni nada de nada. Me voy a poner en plan kamikaze y que me perdone Patsy, pero casi toda la gente que conozco que está llevando adelante sus pequeñas empresas son currantes que arriesgan buena parte de su patrimonio personal, creando puestos de trabajo y dando de comer a muchas familias. No me gusta la mentalidad del trabajador español, lo siento. Aquí todo el mundo quiere ser señorito o funcionario.

molano dijo...

Hay abuso, todos lo sabemos. Lo malo es que los que mas posibilidades tienen de abusar son funcionarios y los que podrían arreglarlo también. Y no se mueve un dedo.
También en las grandes empresas el fraude es mas factible pero tendría que hablar de sindicalistas y otros temas llenos de matices que ocuparían demasiado tiempo.
Mientras tanto, los autónomos, a los que hace mas de 5 años se les prometió una nueva regulación siguen sin derecho a una baja por enfermedad y por supuesto tampoco al paro.

Las conquistas sociales o son justas o no son conquistas sociales.

PATSY SCOTT dijo...

Maslama: Estoy de acuerdo contigo en que hay víctimas, pero también es cierto lo que comenta Ave sobre la falta de iniciativa.
Entiendo al que tiene que mantener una familia y no le queda otra que aguantar lo que le echen, pero muchas veces, no sé yo...Creo que si todos se negaran a trabajar por dos duros no habría más remedio que pagar más.

Ave qué me vas a contar. Mi socia y yo somos autónomas y después de tres años no podemos ni llamarnos mileuristas. ¿Y sabes por qué? Cobramos el mismo precio a las empresas que el promedio de academias pero - y aquí es donde está el negocio - pagamos bien a nuestros profesores. Nos queda un margen tan pequeño que no llegamos a ser ni mileuristas. Y esto después de tres años de andadura y con una cartera interesante de clientes.
Ambas tenemos claro que el sueldo de los profesores no es negociable, pero desgraciadamente también sabemos que significa seguir haciendo un esfuerzo económico importante para mantenernos a flote. (moraleja nada novedosa: que para hacerse rico hay que explotar al prójimo)

Manolo,"Las conquistas sociales o son justas o no son conquistas sociales" - de acuerdo, pero hasta cierto punto. Hay muchísimo por hacer y muchos tramposos, pero aún así... y también estoy a la espera de una regulación más justa para los autónomos. Parecemos los apestados del sistema.

Ave dijo...

Pues yo ahora mismo estoy empezando a montar mi pequeña academia, Patsy, y lo voy a hacer sola :-) Sé que es muy arriesgado, pero voy a probar este año con una media jornada. De momento no me planteo contratar a nadie, precisamente por lo que comentas; si en el futuro se da la circunstancia, ya vería, pero tengo claro que no tengo intención de tratar a nadie como no me gustaría que me tratasen a mí....

Por cierto: yo soy defensora del cooperativismo, pero ya me contarás cómo se pueden fomentar proyectos cooperativistas con una mentalidad tan anquilosada y funcionarial como la española. Imposible.

Ave dijo...

p.s. también soy defensora de que todos los trabajadores seamos iguales, a saber: completamente a favor del funcionariado y de los puestos de trabajo vitalicios pagados por todos. Si todos fuéramos autónomos (y cooperativistas) otro gallo nos cantaría.

Claro que sé que mis ideas son altamente impopulares, pero el funcionariado me parece una institución propia de regímenes autocráticos.

Ave dijo...

errata: "completamente a favor de LA ELIMINACIÓN del funcionariado" (como algo institucionalizado, se entiende)

farala dijo...

pues siento entrar aquí a trapo a raiz de los últimos comentarios de Ave. Yo también estoy a favor de la eliminación del funcionariado; pero desde que viví una temporada en méxico me di cuenta de que si que tiene que haber cierta continuidad entre los trabajadores de la "cosa pública".

Resulta que allí cada cuatro años el calderon de turno "barre" con todos: desde el director gral y sus secretarios hasta el bedel, y coloca, a dedo, a los que quiere: el ente de turno tarda unos tres años en despegar y cuando lo hace es para arramblar con todo, porque sabe que con el nuevo gobierno le echarán y pondrán a otro.

ahora, se puede lograr continuidad sin funcionarizar evaluando al personal cada poco? no se? la solución no la sé.

Víctor González dijo...

He leído el post de Hester que citas al principio y bien. De acuerdo en casi todo. Yo mismo fui un niño gordo entre los 10 y los 15, y sé lo que es todo eso. Los comentarios no son justos y son crueles con ellas. Pero dejando aparte el hecho de que la noticia y la foto fueran absurdamente amplificadas por los medios que ya sabemos, es lógico que susciten tantas opiniones. Yo no tengo niños, pero creo que si los tuviera y se empeñaran en ponerse unas Dr. Martens para ir a un acto en la Casa Blanca o al palacio de la Ópera les diría: "Pues no váis, y listo. Os quedáis en casa". Y todos tan contentos ¿no? Y más aun siendo el presidente, digo yo. En fin... a lo mejor es que los años nos hacen antiguos. No sé.

Ave dijo...

Pero eso que comentas, Farala, tiene más que ver con la corrupción y el clientelismo que con el funcionariado en sí. En Estados Unidos, los trabajos del sector público siguen existiendo; tú trabajas en un registro civil y, si quieres, es probable que te mantengas en tu puesto toda la vida, esté el gobierno que esté. Desde luego, lo que no puede ser es el despelote que tenemos en España (en una provincia como Extremadura el 35% de los trabajadores en activo son funcionarios, ¿y nadie se ha preguntado a qué se deben ciertas cosas? Tampoco entiendo que un profesor tenga que ser funcionario, ni un bedel, ni un cartero. Son trabajos, y si no hay ningún control sobre la calidad del mismo, terminamos como terminamos. Que yo vaya a una oficina de correos y me hagan esperar media hora en la cola porque la jefa se ha ido media hora a hacer la compra (la vi volver con bolsas del supermercado toda ufana, hace poco) es sencillamente inadmisible: media hora de mi tiempo vale dinero, y ninguna funcionaria con el puesto asegurado de por vida tiene derecho a hacerme perder MI tiempo, que desde luego está mucho peor pagado que el suyo.

Ave dijo...

p.s. yo llevo Doc Martens y tengo 33 años. Y las seguiré llevando. De hecho, Doc Martens fabrica unos zapatos cojonudos que te puedes poner en cualquier ocasión (mira su catálogo). No sé qué diferencia hay entre llevar unas Martens (las últimas mías son blancas con cordones negros, divinas) y una camiseta de Tommy Hillfiger. Ah, sí. Que la segunda es más "normal". Pues ole por las chicas de Zapatero y ole también por mi adorada Meghan McCain, que ha tenido ovarios para defenderlas.

Ave dijo...

Los trabajadores autónomos somos, se quiera o no, uno de los motores económicos de este país. Y recibimos hostias por todas partes: protecciones nulas, derechos cero, pensiones absolutamente vergonzosas e irrisorias, etc. etc. etc. A cambio, somos los que más inspecciones de Hacienda recibimos, porque a un trabajador con nómina que se saque (un suponer) 2 o 3 mil euros mensuales haciendo bodas los fines de semana (hablo de casos que conozco) jamás vendrá nadie a inspeccionarle, y eso que está ejerciendo una actividad profesional sin declarar ni darse de alta, ahorrándose todos los pagos (seguridad social, IVA, pagos fraccionados, etc.) y compitiendo deslealmente /porque pueden ofrecer tarifas más bajas) con los profesionales autónomos que sí arriesgan todo para poder trabajar. Otros excesos incomprensibles, por ejemplo, son el hecho de que un médico que ejerce en la función pública pueda ejercer al mismo tiempo en el ámbito privado, y lo mismo puede decirse de montones y montones de profesiones.

Yo al menos estoy hasta las pelotas de currar como una gilipollas y de ver a gente que tengo alrededor cogerse bajas de 2 meses por una faringitis, vamos, no me jodas hombre. Y pasa. Pasa, y mucho.

PATSY SCOTT dijo...

Víctor, en eso estoy contigo. Mi hija menor, a la que le tocó ya la época de los piercing, tenía un arito en la nariz que se cuidaba muy mucho de quitarse cada vez que iba a una entrevista de trabajo. (hoy tiene dos niños y ya no lleva piercing).
También me viene a la cabeza el entierro de mi padre; en un momento dado vi la escena de la concurrencia desde fuera, y pensé que si levantara la cabeza, le daría un ataque de risa.
En esas circunstancias, ni me había fijado en qué llevaba puesto cada una de mis hijas (5) adolescentes entonces, y cada una en un rollo diferente. Una iba de hippy, otra con las martens, otra con tacones..en fin.
Sí creo que en esta ocasión oficial, las hubiera asesorado como madre - pero ¿no es raro que fueran prácticamente iguales? Yo que creo que ahí se metió la Benarroch que le hace los trajes a Sonsoles y pensó que con la especie de túnica esa pasarían más desapercibidas.
De todas formas, tanto recochineo con las niñas (en un momento en que el país tiene tantos problemas) me entristece profundamente.
Un abrazo.

PATSY SCOTT dijo...

Ave: Te doy la razón en prácticamente todo. Pero, al igual que Farala, no sé que solución tiene el tema.
Es importante algún tipo de continuidad en los servicios, al menos los administrativos. Lo que no entiendo es que no se pueda someter a los funcionarios a determinados controles y desde luego echarlos cuando no valen. También racionalizar el trabajo, porque la mitad sobra. Una tarea que en la empresa privada hace un empleado, en un ministerio pasa a veces por cuatro o cinco manos.
En cuanto a la enseñanza, yo tampoco creo que sea necesario que sean funcionarios. Al contrario, y seguramente mejoraría la calidad de
los profesores si funcionara como en cualquier otro trabajo.
Lo del trabajo asegurado para toda la vida (sin que dependa de tus méritos y rendimiento)me parece surrealista.

PATSY SCOTT dijo...

Ave, que te deseo toda la suerte del mundo con tu academia, y aquí estoy para cualquier cosa - mi mail: iampatsyscott@gmail.com.
¿En qué ciudad estás? A veces nos consulta gente (que entra en nuestra página web) desde otras ciudades. Tenemos una amiga profesora en Sevilla, a la que ya le hemos enviado algunos alumnos y ella hace lo mismo cuando alguien quiere clases en Madrid.
Un abrazo y good luck.

Related Posts with Thumbnails