martes, 24 de marzo de 2009

ÉRASE UNA MUJER A UNA NARIZ PEGADA


Lleva ya tiempo sin llover, ha llegado la primavera, el sol brilla todo el día y las calles de este mi querido barrio están pidiendo a gritos un mangerazo. Con el buen tiempo se ve que a los hombres les entran más ganas de hacer pis en las esquinas.

Sé que hay una teoría (de Engen, creo) que dice que el gusto/disgusto que sentimos por los olores es adquirido y no natural. Aunque muchos supuestos están por probar, su teoría explicaría el gusto/rechazo por el olor a gasolina, por ejemplo. Sea como fuere, la verdad es que el olor a orina masculina (no he visto por mi barrio a ninguna mujer agachada haciendo aguas menores en una esquina) en las calles me provoca arcadas instantáneamente.

Me gusta clasificar los olores. Así hay un olor individual, un olor a pareja, un olor familiar, un olor de la casa/edificio, un olor de la calle en la que vives o por las que caminas y un olor de la ciudad en general. Todos son a su vez la suma de muchos otros olores que se combinan para convertirse en un olor irrepetible.

Somos capaces de percibir un total de 10.000 olores y según leí en el post "La República del Cuerpo Humano" somos capaces de recordar el 35% de lo que olemos (frente al 2% de lo que oímos y el 5% de lo que vemos!).

También es el sentido más veloz (o así lo percibo) - Ves a alguien cuya cara te resulta familiar y tardas unos segundos interminables en "colocarla" o ponerle nombre, mientras que un olor tiene un efecto inmediato. De vez en cuando te cruzas con alguien en la calle que huele a sol, a tarde de verano y a alguna colonia que ya se ha quedado antigua y ¡zas! el hipocampo te juega una mala pasada y vuelves a tener catorce años y el alma alborotada.

Mi abuela olía a jazmín, a ropa almidonada y a pan con mantequilla. ¿Cual será el olor que conseguirá evocar en mis nietos mi recuerdo?

"When nothing else subsists from the past, after the people are dead, after the things are broken and scattered· the smell and taste of things remain poised a long time, like souls· bearing resiliently, on tiny and almost impalpable drops of their essence, the immense edifice of memory" -Marcel Proust "The Remembrance of Things Past"(1)








Reblog this post [with Zemanta]

7 comentarios:

Hester Prynne dijo...

Ay, ojalá se pudieran hacer álbumes de olores al igual que se hacen álbumes de fotos, ¿verdad?
Haces bien en citar a Proust, nadie más adecuado para un post así.
Por cierto, que yo tampoco aguanto el olor a orina masculina. Dicho mal y pronto: MENUDOS CERDOS.

farala 68 dijo...

hace un par de meses escribí un post sobre el "efecto proust" (http://blogdefarala.blogspot.com/2009/01/el-efecto-proust.html) porque me mandaron un olor y me pegué un "viajazo" en el tiempo. Siempre he presumido de ben olfato, pero ahora, desde que deje de fumar, más. y sip, tristemente tienes razón, en Madrid, en verano, ¡¡a menudo se sufren arcadas!!

Candela Cano dijo...

Cuando era pequeña mi padre olía a aire. Para mi hija mayor siempre olí agradablemente a mamá. Nunca encontré en otra parte aquel olor feliz de la plaza de mi pueblo.

Un olor puede de repente erizar el vello y hacerte vivir en un segundo una emoción o un recuerdo que parecían olvidados.

Es cierto que un olor nos puede transportar en un instante a otro lugar y a otro tiempo. Me apasiona realizar esos viajes.

PATSY SCOTT dijo...

Hola Hester,
Me gusta la idea de los álbumes. Yo visualizo el cerebro como una enorme biblioteca (ya sé que no tiene base científica alguna) - así que tendríamos unos cuantos estantes reservados para los álbumes de olores. ¿Te has fijado que aunque algunos olores los podemos evocar a voluntad, el efecto de viaje inmediato lo suelen producir los que te pillan desprevenida?

PATSY SCOTT dijo...

Farala, acabo de leer tu post sobre el efecto proust - bellísimo, por cierto.
Me sorprenden las coincidencias - yo también he vivido en muchas casas y países - y los olores/sabores forman parte esencial de mis recuerdos. Leyendo los comentarios de tu post me he quedado pensando que las mujeres tal vez tengamos más desarrollado el olfato que los hombres¿?

PATSY SCOTT dijo...

Qué bonito, Candela.(En especial el olor a mamá) Lo fantástico es que los olores disparan algún mecanismo que nos trae recuerdos de forma repentina y sin nuestra participación voluntaria. Son los mejores viajes - tal vez por inesperados.

maikix dijo...

Saludos a todas.
Estoy convencida, que las mujeres tenemos el sentido del olfato más agudizado que los hombres (con honrosas excepciones, que en el mundo de los someliers, también predominan ellos... snif!)
Es una cuestión hormonal, y si no, ¿por qué durante el embarazo, sobretodo el primer trimestre, cuando la progesterona está por los aires, es paradigmático que las embarazadas lo huelen todo y los olores habituales se vuelven más intensos?

Related Posts with Thumbnails