sábado, 3 de abril de 2010

THE DONKEY

De niña pasé unos años en un lugar de los Andes en el que el animal de carga por antonomasia era la mula. Las mulas llegaban donde no llegaban los tractores ni los todoterrenos ni las pick-ups.
Sentía tanta admiración por estos animales que mi padre me recitaba este poema de Chesterton (referido, supe años después, al domingo de ramos).

Se lo dedico a Víctor y sus cuentos maravillosos.


THE DONKEY
by G.K. Chesterton

When fishes flew and forests walked
And figs grew upon thorn,
Some moment when the moon was blood
Then surely I was born;

With monstrous head and sickening cry
And ears like errant wings,
The devil's walking parody
On all four-footed things.

The tattered outlaw of the earth,
Of ancient crooked will;
Starve, scourge, deride me: I am dumb,
I keep my secret still.

Fools! For I also had my hour;
One far fierce hour and sweet:
There was a shout about my ears,
And palms before my feet.

4 comentarios:

Víctor González dijo...

Patsy: mil gracias por el poema, es una preciosidad, ya sabes que me encanta Chesterton. Y gracias por el link. Yo hice la mili en Sabiñánigo (Huesca), entonces un destacamento de escaladores y esquiadores. Los esquiadores llevaban esquís como es lógico; y los escaladores -entre los que me contaba- llevábamos... ¡mulos! Docenas y docenas de pacientes mulos que eran los únicos capaces de subir pertrechos, morteros, etc. por los imposibles vericuetos del Pirineo. No sé si se seguirán utilizando aunque supongo que sí; hay miles de sitios a donde no llegan ni los helicópteros, ni los todo terrenos, ni nada salvo ciertos animales y las personas (!).
Un abrazo,

Víctor González dijo...

El burro, precioso. ¡Qué buena ilustración, Patsy! La tuve en algún libro siendo niño aunque ya he olvidado su origen y autor. Además por lo que veo, el sabio burro ojea un "catálogo de burros"... ¡es genial! En fin, si soy el único (burro) que pone comentarios aquí me voy... Rroooeeu, rroeeeu (no sé cómo imitar un rebuzno por escrito) ¡Bendito sea Platero!
Otro abrazo,

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Bueno, la mula es un animal que conquistó el Oeste: sucede que no es cinematográfico, que sin caballos casi no hay película, pero cuando uno lee la historia sabe de la importancia de la mula.
Y qué decir de los burros: son una preciosidad, y uno de los animales más literarios que existen.
Saludos.

PATSY SCOTT dijo...

Víctor, un placer. Hee-haw, hee-haw.

José Ángel, con respecto al cine, no olvides a la mula Francis, que era muy buena actriz.

Related Posts with Thumbnails